TuFuncion TuFuncion
Buscar
Cómo ver las contraseñas almacenadas en Internet Explorer y Firefox

Cuando escribes una contraseña en un formulario de cualquiera de los navegadores más populares (Internet Explorer y Firefox) te ofrecen recordarla, si se trata de tu ordenador personal e incluso del ordenador que utilizas en el trabajo lo más probable es que pulses que sí y la contraseña quede almacenada en el navegador.

Hasta este momento todo normal… almacenamos nuestras contraseñas en nuestro navegador para recordarlas la próxima vez que tengamos que utilizarlas, el problema lo tenemos si alguien utiliza nuestro ordenador y sabe donde buscar para descubrir nuestras contraseñas.

Mostrar contraseñas con IE y Firefox

Internet Explorer
Las passwords almacenadas en Internet Explorer son encriptadas pero cualquiera puede fácilmente ver tus contraseñas utilizando esta aplicación (IE PassView).


Firefox
En Firefox es mucho más sencillo y en este caso no hace falta hacer uso de ninguna aplicación para ver las contraseñas almacenadas en nuestro Firefox.

Es tan sencillo como acceder a:

Herramientas -> Opciones -> Seguridad -> Mostrar Contraseñas


Para solucionar “este problema” por ejemplo en Firefox tenemos la posibilidad de habilitar la contraseña maestra, me imagino que los que no conocían esta funcionalidad de los navegadores se lo pensarán antes de volver decir que sí a un navegador.

De todos es sabido la necesidad de tener contraseñas fuertes para proteger nuestra información más privadas, una contraseña fuerte debe tener letras, números y a ser posible símbolos.

Cuanta más variedad de caracteres contenga tu contraseña más dificil de adivinar será, pero si se descuidan este tipo de detalles de nada servirá tener la contraseña más segura del mundo.

arrow3 Responses

  1. 40 mos, 1 wk ago

    que respondieran mas directamente una pregunta

  2. 40 mos, 1 wk ago

    quisiera saber si me van a dar mi contraseña o no porque esto es muy enrredoso

  3. 40 mos, 1 wk ago

    como pierde tiempo uno como persona para una simple respuesta

Deja un comentario